Whispering Corridors 2: Memento Mori (Kim Tae-yong, Min Kyu-dong, 1999)

En ocasiones, una película coreana es como un laberinto en el que no puedes prever qué vas a encontrar a la vuelta de cada recodo. Unas veces empiezas viendo una comedia romántica y acabas en un dramón de mucho cuidado (Almost love). Otras, comienzas con una comedia de enredo y terminas en mitad de un thriller (Antique Bakery). O, como en el caso que nos ocupa, crees que estás viendo una de terror adolescente cuando en realidad es una de las historias de amor más intensas jamás retratadas en el cine de esta nacionalidad. Y mira que a los coreanos, a historias románticas imposibles, no les gana nadie.

Whispering Corridos 2: Memento Mori‘ es la segunda cinta de la serie de terror cuya única constante es la ambientación de sus historias en institutos femeninos. Pero esta entrega no es sólo infinitamente mejor que todas las demás de la saga: es una de las mejores películas coreanas de los 90, como ya señaló Darcy Paquet.

Todas las cintas de la saga juegan con la ambigüedad de las relaciones entre sus protagonistas, pero ‘Memento Mori’ es mucho más valiente que los otros cuatro filmes y escenifica una relación homosexual entre dos de las alumnas del instituto, algo que le valió inmisericordes recortes en la sala de montaje. A pesar de esto, la versión definitiva (distinta de un Director´s Cut de más de 3 horas que se comercializó en DVD) no deja lugar a muchas dudas en la orientación sexual de las protagonistas, inmersas en una relación por la que ellas mismas se condenan, aunque ni siquiera la muerte les permitirá escapar de sus violentos sentimientos adolescentes.

‘Memento Mori’ utiliza el envoltorio de una película de miedo al uso para plantear una reflexión sobre las convenciones sociales, de consecuencias terribles para cualquier que se aparte de la norma en una sociedad tan conservadora como la de Corea del Sur. Pero, como todas las obras maestras, esto sólo es un aspecto de las múltiples lecturas que podemos hacer de la película. Los directores aprovechan el impuesto escenario para realizar un retrato naturalista de las adolescentes coreanas, obteniendo unas sencillas pero inolvidables secuencias a la altura de las que François Truffaut rodó con niños en ‘Los 400 golpes’ o ‘La piel dura’. Para ello, aprovechan el talento de un excelente plantel de jóvenes actrices, cuyos nombres serán familiares a los asiduos de la televisión coreana, pues después han triunfado en los K-Dramas (Kong Hyo-Jin) y en los variety shows (Park Ye-jin).

Pero sin duda lo mejor de ‘Memento Mori’ es su puesta en escena, que apuesta por realzar la esquiva belleza de la historia en lugar de decantarse por la oscuridad, la violencia y el feísmo, como suelen hacer el grueso de las historias de horror. La secuencia de la aparición espectral en el hall del instituto es el máximo exponente de lo acertado de la apuesta; en ella se conjugan todos los elementos presentados con anterioridad en esta enrevesada historia: el fantástico, la naturalidad de las adolescentes y el romanticismo arrebatado. Contemplar esta secuencia es como cruzar un Rubicón que conduce a un lugar en el que las películas de miedo no son un género menor rebosante de historias maniqueas y repetitivas, sino que entregan tanto a los amantes del género como a los que no lo son, propuestas complejas, rebosantes de poesía, que merecen inscribir su nombre con letras mayúsculas en la historia del cine.

Nota: 10/10

Lo mejor: la bellísima secuencia de la aparición sobrenatural.

5 comentarios sobre “Whispering Corridors 2: Memento Mori (Kim Tae-yong, Min Kyu-dong, 1999)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s