Hypnotized (Kim In-shik, 2004)

Hypnotized. Una mujer loca de atar que ha intentado suicidarse sin éxito es hipnotizada para ser sanada. ¿Qué es la hipnosis sino una siniestra forma del sueño? La historia avanza con la lógica de los sueños: a trompicones sin sentido. Los personajes cambian abruptamente de comportamiento, como si fuesen personas distintas, como cuando sueñas que tu vecina es tu vecina, pero en realidad es Catherine Deneuve, y da la sensación de estar viendo una película cuyas bobinas no se han proyectado en el orden correcto. La protagonista a veces parece estar cuerda y las más, no. Cuando está loca, aparece con el pelo cardado hasta el paroxismo, casi afro. Es muy guapa y, por eso, el psiquiatra que la trata la desea. ¿O no? El psiquiatra recibe extrañas llamadas de un hombre, que le habla como si fuese su amante, pero que en realidad es el amante de su mujer, una anestesista que se suicidó hace tiempo pero a veces vuelve y se pasea por el hospital psiquiátrico. El psiquiatra le dice a la loca que su esposa se ha marchado a vivir a los Estados Unidos. El psiquiatra ha hecho instalar unas escaleras especiales que conducen a su despacho: se iluminan y emiten notas musicales cuando los pacientes van a verle, él tiene la teoría de que esto hace que se sientan mejor. La loca, esta vez con permanente, monta un escándalo en un supermercado porque no tiene dinero para pagar la compra. El psiquiatra, que la encuentra por azar, resuelve la situación con su tarjeta de crédito. El psiquiatra aprovecha la hipnosis para follarse a la loca. Luego, no se sabe si es la loca la que se aprovecha de la situación para follarse al psiquiatra. El marido de la loca, corredor de apuestas o agente de bolsa, no sé, también folla, pero no con la loca, sino con una compañera de trabajo bastante apocada que le recrimina que no abandone a su mujer. La loca parece curarse pero se vuelve a rizar el pelo y a subir las escaleras musicales del psiquiatra. En el hospital hay una chica que asegura que su padre no es su padre y abusa de ella. La loca y ella se hacen amigas. El psiquiatra va a ver cantar al amante de su esposa muerta. Pasan muchas más cosas, pero no son importantes (¿aunque alguna lo es?), o empecé a dar cabezadas, no sé. Al final, el sueño tiene que acabar en algún punto y resulta tener estructura circular: el psiquiatra se suicida, teniendo éxito donde falló la loca, y la loca sigue loca, con su cabello rizado y tú te despiertas y te preguntas si todo ha sido un sueño y, si lo ha sido, si tiene algún sentido, si es que los sueños tienen sentido alguna vez, o si lo tienen las películas, si quizás solamente sean una sucesión de escenas inconexas sin ningún sentido.

Nota: 5/10

Lo mejor: las escaleras musicales y la permanente de la protagonista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s