The Man From Nowhere (Lee Jeong-beom, 2010)

El exceso como marca de fábrica. Uno de los rasgos estilísticos más reconocibles del cine coreano contemporáneo es el exceso en sus más variadas formas: el exceso visual, el exceso temático, el exceso interpretativo… ‘The man from nowhere’ es una de las películas más exitosas de los últimos años. ¿Cúal es el secreto de ese éxito? Pues apelar a esa peculiaridad de las cintas surcoreanas que tantos triunfos les ha otorgado, convirtiendo una vulgar intriga de acción en un ejercicio excesivo en todos sus aspectos, que dejará al espectador boquiabierto… Siempre que no llegue a plantearse lo que está viendo. Y es probable que no llegue a hacerlo, a tenor de la pirotecnia visual que despliega el realizador Lee Jeong-beom.

The man from nowhere‘ epatará a los aficionados al thriller pues es un exhaustivo compendio de todas las constantes del género, en concreto, de la variante coreana del mismo: héroe misterioso de turbio pasado se ve envuelto en una intriga de rapto y asesinato de niños para proteger a su joven vecina, todo ello aderezado con buenas dosis de violencia y de avatares dramáticos que dejan a la tragedia griega al nivel de una comedia romántica. Won Bin, el protagonista, ya dio buena muestra de su talento en ‘Mother’ y aquí demuestra un potencial extraordinario para convertirse en el nuevo Lee Byung Hun. Le sobra carisma como héroe de acción y no anda escaso de recursos interpretativos para afrontar las escenas dramáticas. Pero, más allá de su admirable interpretación, ‘The man from nowhere’ no ofrece nada que no hayamos visto decenas de veces.

Eso sí, todo exagerado hasta límites insospechados: el bueno es muy bueno, amén de indestructible, su pasado terrible es mucho más terrible que cualquier pasado terrible, los malos son más malos que el hombre del saco, la violencia es salvaje, los niños, a pesar de sufrir lo que no está escrito, son siempre muy monos y en Seúl sólo brilla el sol cuando la gente es feliz, es decir, un poco al final.

‘The man from nowhere’ complacerá si el espectador asume este exceso extremo de su argumento y puesta en escena como la única forma posible de disfrutar de la previsible historia. La cinta se convierte así en un frenético ejercicio de estilo cuya coherencia interna dictamina que uno no puede tomarse nada de ella en serio. Pero la paradoja que encierra la película es el intento de emocionar al espectador con tamaño artefacto, que puede llevar a una parte de la audiencia a pensar que no es más que una manida sucesión de escenas de acción bien ejecutadas pero ligeramente estomagantes que se consumen y se olvidan con la misma facilidad con la que un día sucede a otro, sin atisbo de profundidad y emoción en su interior. Porque, si uno opta por la exageración, lamentablemente, algo se queda por el camino.

Nota: 5/10
Lo mejor: la interpretación de Won Bin, el actor más prometedor del momento.

‘The man from nowhere’ se estrena en España el 4 de mayo con el título de‘El hombre sin pasado’.

2 comentarios sobre “The Man From Nowhere (Lee Jeong-beom, 2010)

  1. El Rubén este va de que sabe de cine ,pero sólo es un resabidillo que se recrea usando palabras en desuso como” epatar”. A quien no le emocione esta pelicula esta muerto por dentro. Si no te gusta el buen cine siempre puedes ver peliculas como “Insandong scandal” que serán más de tu gusto. ¡Fuck Off!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s