Poesía (Lee Chang-dong, 2010)

 Hay un dicho en el idioma de Shakespeare que asegura que hablar sobre música es como bailar sobre arquitectura. En ocasiones se me antoja igual de difícil que hablar sobre música, casi imposible, abordar algunas películas. Es el caso de ‘Poesía‘, la obra maestra del veterano director Lee Chang-dong, una propuesta que trasciende su aspecto de mero drama costumbrista con tragedia de fondo por lo radical de su planteamiento y que se erige como una de las películas más importantes no sólo del cine surcoreano contemporáneo sino de la historia de esta cinematografía.

Como Gustave Flaubert, que se propuso en ‘Madame Bovary‘ contar la historia de unos personajes deleznables a través de las palabras más bellas, Lee nos propone un camino similar para recorrer su argumento: una mujer descubre con horror que su nieto es el causante del suicidio de una compañera de clase, a la que violó en repetidas ocasiones junto con sus amigotes. Pero, al mismo tiempo en que se produce el macabro hallazgo, la perpleja protagonista decide apuntarse a unas clases de poesía, como si solamente este arte pudiese ayudarle a volver a mirar al mundo de nuevo, algo muy complicado después de tan espantosa revelación. Un punto de partida semejante podría derivar fácilmente en una de esas aburridas películas melodramáticas que atestan nuestras sobremesas, pero Lee sabe otorgarle grandeza a esta pequeña tragedia cotidiana gracias al punto de vista de una mujer. Esta humilde empleada de hogar con síntomas de alzheimer descubre gracias a los versos que el mundo que la rodea es demasiado hermosos para albergar el horror que aloja, por lo que tomará la decisión más dura de su existencia: preservar la belleza de ese mundo, aunque sea a costa del futuro de su nieto.

Lee Chang-dong ya había enfrentado al espectador a pequeñas pero inmensas tragedias, como el asesinato de un niño en ‘Secret Sunshine’, pero aquí consigue su obra más relevante gracias a una puesta en escena tan sencilla como efectiva, que no recurre en ningún momento a los aspavientos melodramáticos tan propios del género y de Corea en general, y a la precisión con la que están encajados todos los elementos que componen la trama. El núcleo de la misma es la forma en la que los personajes se enfrentan con la muerte gratuita de un inocente. Como en ‘Madame Bovary’, todos ellos son mediocres, egoístas, cobardes. Por ello, sus reacciones a la muerte de la muchacha van desde la indiferencia de sus causantes al deseo de ocultar sus causas de sus progenitores. Pero, como una especia de heroína romántica en un relato realista, la protagonista razona que esta muerte sin sentido no es compatible con la belleza que redescubre en su cotidianidad gracias a la poesía y, por ello, deberá intentar preservarla a toda costa. Una mujer envejecida, enferma y sola con todo en contra logra imponerse a la fealdad y maldad del mundo, mandándonos un mensaje: que entre todo el dolor y la miseria aún queda un lugar para la esperanza. Una idea quizás manida pero necesaria en los tiempos que corren.

Era muy difícil, casi imposible, hacer una película bella de un argumento tan duro, pero Lee Chang-dong ha conseguido con ‘Poesía’ algo tan asombroso como sería bailar sobre arquitectura.

Nota: 10/10
Lo mejor: el reto (superado) de contar una historia durísima a través de una puesta en escena tan sencilla y delicada.

3 comentarios sobre “Poesía (Lee Chang-dong, 2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s