Castaway on the moon (Lee Hae-Jun, 2009)

Un hombre (encarnado por el magnífico Jeong Jae-yeong) divorciado y agobiado por las deudas, desesperado en definitiva, decide suicidarse. Pero, tras arrojarse por un puente, en lugar de conseguirlo, acaba en una isla desierta en mitad del río Han, que atraviesa la ciudad de Seúl. Allí vivirá como un moderno Robinsón, siendo observado por una enigmática hikikomori (Jung Ryeo-won), que le espía desde su encierro gracias a un telescopio. Este argumento surrealista solamente podría funcionar en manos de un director coreano. Porque argumentos surrealistas hay muchos, pero que la película trascienda la mera originalidad de su planteamiento es muy complicado.

Lee Hae-Jun ya demostró que tenía buena mano con las situaciones absurdas y los personajes que se mueven en los márgenes de la sociedad en ‘Like a virgin’, pero en ‘Castaway on the moon‘ , también conocida como ‘Kim´s island‘, se supera a sí mismo, pues se puede afirmar sin ambages que esta bella y sencilla película es una obra maestra. Porque, ¿cuántas cintas pueden lograr que resulte creíble la historia de amor entre una chica encerrada en su cuarto y un hombre que habita una isla desierta? ¿Cuántos directores son capaces de convertir un plato de tallarines en una metáfora de la esperanza? ¿Cuántos pueden hablar de temas tan duros como el desamor, la depresión o el suicidio sin caer en el histrionismo dramático tan propio de los telefilmes, incluso haciéndonos reír en muchos momentos? ‘Castaway on the moon’ consigue todo esto y mucho más.

El realizador, también guionista de la cinta, logra estos sobresalientes resultados gracias a su trabajo de los personajes. No es que sepamos demasiado de ellos. Por ejemplo, de la protagonista femenina sólo podemos llegar a intuir qué es lo que la ha impulsado a encerrarse en su cuarto (ese padre ausente y amenazante que sobrevuela la película), pero no hace falta que el motivo se concrete para que nos sintamos identificados con su rutina, con sus pequeñas manías y con su fascinación por ese náufrago urbano obsesionado por comerse un buen plato de jajangmyeon que está tan lejos y, al mismo tiempo, tan cerca.

El náufrago, eje central de la cinta, simboliza la perplejidad, la angustia y la fragilidad del hombre moderno, que parece sobrar en la sociedad, sobresaturada de mediocres caracteres similares y que, por ello, decide quitarse de en medio. Pero, ¿hacia dónde puede huir alguien en una megalópolis hiperpoblada como la capital de Corea del Sur? Pues a una improbable isla en mitad de la nada… O a tu propia habitación. Estos dos solitarios personajes están destinados a encontrarse pues es bien sabido que los extremos se tocan. Su relación, a pesar de la distancia que les separa, es una de las más intensas que nos ha presentado el cine coreano reciente, que culmina en un final necesario, que, a pesar del panorama a ratos desolador que la película presenta, abre una pequeña puerta a la esperanza: no hay sueños imposibles, ya sean vencer una acusada agorafobia o conseguir jajangmyeon en una isla desierta.

Nota: 10/10
Lo mejor: un final conmovedor y lleno de esperanza que emociona y entusiasma a partes iguales.

2 comentarios sobre “Castaway on the moon (Lee Hae-Jun, 2009)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s