Sunny (Kang Hyung-Chul, 2011)

En el cine, la nostalgia suele conducir a una bochornosa ñoñería. Cuando se cuenta la historia de un personaje adulto que recuerda sus días de adolescencia, o cuando un director rememora su niñez, se suele caer en un exceso de almíbar que acaba por estomagar al espectador. Los grandes realizadores han luchado contra esta constante y nos han dejado obras maestras en las que sus recuerdos son los protagonistas y en las que evitan otorgar una pátina ridículamente romántica a sus primeras experiencias. Como ejemplos, la naturalidad y el cinismo con los que François Truffaut narra las desventuras escolares de Antoine Doinel en ‘Los 400 golpes‘ o el erotismo surrealista con el que Federico Fellini plasma sus días de juventud en Rímini en ‘Amarcord’. La estupenda ‘Sunny‘, una de las cintas más taquilleras de 2011 en Corea del Sur, se acerca a estos clásicos, contándonos la historia de siete mujeres que rememoran las correrías de su pandilla del instituto junto al lecho de muerte de una de ellas.

Este argumento puede predisponer a muchos cinéfilos en contra de ‘Sunny’, pero esta película no es para nada lo que parece en un principio. No tiene nada que ver con esas cintas americanas tan cercanas al telefilme de sobremesa en el que se suceden las situaciones trágicas para apelar a la lágrima fácil. En ‘Sunny’ se habla de temas muy duros, como la dictadura, la represión, la enfermedad o la muerte, pero se hace sin atisbo de dramatismo, con una pasmosa facilidad para hacernos sonreír en mitad de una situación que, de entrada, no invita nada a ello.

Al narrar la trayectoria de sus siete protagonistas, ‘Sunny’ recorre la historia reciente de Corea del Sur. Pasa sin acritud por temas como la dictadura militar de los años 80, el movimiento estudiantil, el desaforado consumismo de la sociedad capitalista o la cirugía estética, tan presente en la actualidad. Todos estos elementos enriquecen su trama, pero ‘Sunny’ no pretende ser una cinta de denuncia social: es una historia en la que lo importante son los personajes, esas mujeres que rememoran una adolescencia llena de rebeldía y sueños, truncados en mayor o menor medida por el paso del tiempo, pero que no idealizan sus años estudiantiles ni pretenden darle la vuelta a su vida con una especie de catarsis de la nostalgia. Aceptan sus grises existencias con la misma naturalidad con la que aceptamos que debemos hacer deberes cuando vamos al instituto. ‘Sunny’ esconde momentos muy duros que invitan al espectador de cualquier latitud a reflexionar sobre temas como la desigualdad de la mujer, la sumisión a la familia o las miserias del sistema educativo. Pero las escenas de comedia son las que acaban inclinando la balanza y hacen que recordemos la cinta como una historia alegre y llena de optimismo. Entre estas escenas, destaca la del funeral, con las protagonistas contoneándose a ritmo de Boney M en la que es una de las mejores secuencias musicales del cine reciente.

Kang Hyung-Chul, realizador de la interesante pero fallida ‘Speed Scandal’, consigue en su segundo trabajo afinar mucho más tanto su guión como su realización, confirmando que es uno de los mejores directores de actores de Corea del Sur. Saca el máximo partido de un puñado de actrices (tanto las adolescentes como las adultas), muchas de ellas prácticamente desconocidas, que brillan a lo largo de todo el filme, pasando del registro cómico al dramático sin grandes histrionismos.

La película se convirtió en un auténtico fenómeno de masas en Corea, siendo vista por más de 7 millones de personas. Su éxito popular fue tal que, por ejemplo, sirvió de inspiración para el MV de la canción más vendida del año en este país, el ‘Roly Poly‘ de T-ara. ‘Sunny’, que también hace guiños al K-Pop (la banda rival de la que forman las protagonistas se llama SNSD y, más tarde, Fin.K.L) es, sin duda, una de las cintas coreanas más importantes de los últimos años. Y no solamente por su éxito, también por constatar que se puede hacer una película sobre la nostalgia sin caer en la sensiblería barata.

Nota: 8/10
Lo mejor: el trabajo de sus intérpretes y la escena del funeral.

Esta película forma parte del Primer Festival Pirata de Cine Asiático que organiza Lost Highway Blog.

3 comentarios sobre “Sunny (Kang Hyung-Chul, 2011)

  1. Me encantan las actuaciones y ciertos momentos coloristas pero tiende a cansarme un poco. No conecto mucho con el humor que desprende la película y pese a que le veo aciertos, no me apasiona. Ha despertado bastantes opiniones muy positivas y alguna algo más indiferente como la mía, pero la discusión ha sido muy interesante. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s