Bleak Night (Yoon Sung-hyun, 2011)

“Mi madre me abandonó. No tengo a nadie que me despierte por las mañanas y, por eso, llego siempre tarde al instituto”. Si a esta afirmación, le hubiese seguido una respuesta como “muchacho, cómprate un despertador, que sirven para eso”, ‘Bleak Night‘ sería una comedia. Pero como a esta línea de diálogo le sigue un tenso silencio, ‘Bleak Night’ es un drama. Pero, involuntariamente, la cinta cae está lastrada por su exceso de seriedad, que puede llevar al espectador a no creerse el impostado naturalismo de sus secuencias.

‘Bleak Night’, la película que el debutante Yoon Sung-hyun rodó como proyecto de graduación en la Korean Academy of Film Arts, pretende ser una historia seria y profunda sobre los conflictos de los adolescentes surcoreanos. Se asoma a temas muy duros, como el suicidio. Pero hay una apatía en su historia y su estética, una inconcreción en las ideas que esboza que ensombrecen la denuncia social que el director pretende sacar a la luz. Su historia es banal, sus personajes, esquemáticos (excepto, quizás, el protagonista) y su estética, deudora de una mala digestión del movimiento dogma, con largos planos-secuencia rodados con cámara en mano, remite a las nuevas olas asiáticas de los años 90, dando lugar a una propuesta bastante trasnochada, sin atisbo de personalidad u originalidad.

El suicidio del protagonista de ‘Bleak Night’ es el detonante de la historia, desencadenando un recorrido por la superficial amistad con sus compañeros de instituto, que reconstruyen para su padre los momentos clave de su relación. Conocemos a estos atribulados adolescentes gracias a largas conversaciones artificiosamente realistas, llenas de silencios y vacíos, por lo que resultan, en la mayoría de los casos, demasiado largas, además de no aportar gran cosa al carácter de los personajes o al avance de la trama. Con estas secuencias alargadas hasta la extenuación, así como con el sórdido argumento, el director quiere hacernos ver que está rodando algo trascendente. Pero, para hablar del suicidio de una adolescente, no hace falta hacer un drama oscuro y un tanto inextricable. Por ejemplo, la cinta de animación japonesa ‘Colorful‘ demuestra, abordando el mismo tema, que se puede ser más original y accesible sin restarle un ápice de dramatismo.

Como puntos positivos, se puede decir de ‘Bleak Night’ que es una decisión valiente hacer del suicida un personaje despreciable: un adolescente abusivo y caprichoso, que desea en todo el momento ser el centro de atención. También el actor que le encarna, Lee Je Hoon, merece más que aplausos, sobre todo si tenemos en cuenta lo risible de algunos diálogos que le toca recitar. Y, por último, la inteligente utilización de la elipsis en la escena del suicidio del protagonista es la solución estilística más destacable de una película, por lo demás, bastante ramplona, que apenas consigue interesar, ni mucho menos emocionar o hacer de la historia algo trascendente.

Nota: 4/10
Lo mejor: el suicidio en elipsis del protagonista

Esta película forma parte del Primer Festival Pirata de Cine Asiático que organiza Lost Highway Blog.

3 comentarios sobre “Bleak Night (Yoon Sung-hyun, 2011)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s