Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera (Kim Ki-duk, 2003)

primavera

Año 2013: Ang Lee gana el Oscar al mejor director por ‘La vida de Pi‘. De ningún modo los premios Oscar son infalibles y dictaminan quién es el mejor director de un año en concreto, pero sí fijan en la memoria colectiva del cinéfilo medio ciertas ideas, ciertas corrientes, cierto tipo de cine. Podríamos definir ‘La vida de Pi’ como una película zen: una historia idealista que celebra la conexión del hombre con la naturaleza. El reconocimiento a su director indica que el género “zen”, por llamarlo de alguna manera, se ha consolidado y es apto para el consumo masivo, auspiciado por Hollywood. Lástima que, por el camino, se hayan perdido las mejores muestras del género.

Porque eso es ni más ni menos la cinta más exitosa de Kim Ki-duk, y una de las más reconocibles del cine coreano contemporáneo, ‘Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera‘. Para muchos cinéfilos occidentales, quizás fuese la primera cinta coreana que veían en su vida, y les dejó la idea de un tipo de cine que, paradójicamente, ya no cultiva ni su director ni tampoco se da mucho en Corea del Sur.

Ahora que quizás a Hollywood le dé por las películas zen es el momento de reivindicar a uno de sus máximos exponentes. Kim Ki-duk acertó de pleno con esta historia tierna sin ser sensiblera, bonita sin resultar empalagosa y trascendente sin mostrarse pretenciosa, que sigue el recorrido vital de un monje budista, desde el descubrimiento de la vida y del amor al infierno de los celos y la redención final hallada en la naturaleza (en un segmento de la película en la que el director mismo interpreta al monje). Una delicia de principio a fin, con unas imágenes bellísimas que perviven en la retina por muchos años. Lástima de Ki-duk no haya intentado acercarse más a este tipo de filmes que se le dan tan bien (lo confirmó con ‘El arco’) y se haya pasado a la sórdida astracanada de ‘Pietà‘. Quizás sea el momento de que vuelva a rodar algo parecido. El mundo parece estar preparado para ello.

Nota: 9/10
Lo mejor: la belleza del conjunto es incluso superior a la de la suma de sus partes.

2 comentarios sobre “Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera (Kim Ki-duk, 2003)

  1. Muestras especial simpatía por ésta película, e incluso la cataloguas como lo mejor de Ki-duk, pero si revisamos un poco su cine y su discurso, no es quizá la mejor… o al menos, no la más ‘Ki-dukdiana’. El cine de Ki-duk es un cine sórdido, está allí su esencia. Éste film es especial, porque hizo un paréntesis a ese discurso… tomó lo que venía contando en sus films anteriores y lo puso delante de un juez; fue una lupa crítica de su trabajo y de sus personajes.

    ‘PRIMAVERA, VERANO, OTOÑO, INVIERNO… Y PRIMAVERA’ es prácticamente una lección a sus películas anteriores -La isla, Address Unknown, The Coastguard, Crocodile-, el monje no solo le está dando una lección a su aprendiz, si no a todos aquellos personajes anteriores que traía Kim detrás. No es casualidad que su discurso después cambia y se enternece, presentando películas como Samaritan Girl, 3-iron, o más tarde Breath, donde Ki-duk se asoma al amor menos molesto y reaccionario, de una manera más calmada y hasta dulzona.

    No nos confundamos, la película de las estaciones es un respiro en la mitad de su carrera cinematográfica… pero no es Kim en su máxima expresión. Solo que en esa ocasión opta por dejar tanta fea realidad y actitudes tabú, por algo un poco más onírico y espiritual. ‘El Arco’ por ejemplo, después de 11 películas, de las cuales poco menos de 7 son enórmidas es su esplendor, es uno de sus peores trabajos, sobre todo por ese guión tan mal llevado… y un final totalmente fuera de contexto.

    Pieta, que el año pasado le “robó” a ‘The Master’ el León de Oro en Venecia, no es para nada el mejor film de Ki-duk… pero, tiene algo que ninguna de las 17 películas anteriores tuvo; organización narrativa y una más juiciosa construcción de personajes. Y fue por eso que se llevó el premio como mejor película, porque después de 3 años de ausencia regresó con lo que tanto se le pedía a gritos… orden y exactitud, sin redundancias. Es evidente que alguien empieza a asesorarle, si no tampoco hubiese aparecido en un programa como ‘Strong Hearth’.

    Veremos que se trae ahora con ‘Actors are Actors’… seguramente veremos ahora a un Ki-duk que se quiere ‘reivindicar’ en la sociedad cinematográfica. Y ya ha dado un buen inicio con Pieta, que lejos es uno de sus mejores guiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s