Stoker (Park Chan-wook, 2013)

stoker poster

El destino final del guión de ‘Stoker‘ ha sido inmejorable. Me lo imagino dando tumbos por los cajones de algún estudio hollywoodiense, mientras los capitostes del mismo se lo pasaban unos a otros cuchicheando entre ellos, diciendo “otro guión de un actor pretencioso que se cree cineasta y que no llegará ni a rodarse”. Y en parte no es de extrañar que pensasen así porque a Wentworth Miller, aparte de en la serie ‘Prison Break’ y en un videoclip de Mariah Carey, no recuerdo haberle visto en ninguna otra parte. Si su carrera como actor languidece, imagínate si intenta la de guionista…

Pero, a pesar de que en Hollywood los que allí trabajan valen lo que su último proyecto, el guión no fue desechado. Permaneció en un cajón hasta que un señor coreano vino a echarle un vistazo. Un señor llamado nada menos que Park Chan-wook. El realizador surcoreano más conocido en el extranjero se sintió tentado por la máquina de sueños de Hollywood y finalmente se decidió por pensar en imágenes el guión de Miller. Anteriormente le habían ofrecido dirigir el remake de ‘Posesión Infernal’, la cinta de culto de Sam Raimi, pero Park debió pensar “¿por qué no crear mi propia película de culto?”.

Stoker starcase

El guión, al final, es lo de menos. Porque si hubiese acabado en las manos de un director con menos talento, podría ser un telefilme, algo de lo que aún acusan a ‘Stoker’ sus detractores. Pero no lo es, simplemente por que su puesta en escena es inconmensurable. La intriga es poco original e incluso torpe. La trama está llena de agujeros sin solución. Pero no importa. Park aprovecha las flaquezas del guión para crear un pastiche hitchcokiano a la altura de los mejores thrillers de Brian De Palma. ‘Stoker’ es el melodrama que De Palma nunca llegó a rodar. Toda la película está trufada de referencias hitchcokianas. Desde el omnipresente “Tío Charlie”, evidente referencia al malvado (y encantador) asesino de viudas de ‘La sombra de una duda’, la cabina telefónica que recuerda a la de ‘Los pájaros’, la escalera de ‘Sospecha’, hasta los incontables homenajes a ‘Psicosis’: los pájaros disecados, la ducha, la conductora acosada por el agente de policía… Al final, todo parece un juego en el que lo único que importa es la belleza de las imágenes. Nunca la fotografía de Chung Chung-hoon había sido tan hermosa y la música de Clint Mansell crea un aura de ensueño en torno al conjunto. Pero, claro, hay que querer jugar para que te guste.

stoker phoneboot

Tal y como pasó con las obras maestras de De Palma de principios de los 80, ‘Stoker’ crecerá con el tiempo. Si ahora puede haberse confundido con la marabunta de de thrillerzuchos norteamericanos que asola nuestra cartelera, el tiempo, que se encarga de separar el grano de la paja, le dará la relevancia que se merece. Es probable que Park Chan-wook no vuelva a dirigir en Hollywood pero con esta vez es suficiente: ha conseguido una película de culto, que puede servir, además, como puerta de entrada de miles de cinéfilos de todo el mundo al resto de su imprescindible filmografía.

Nota: 7/10
Lo mejor: que irá ganando con los años, como el buen vino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s