The Quiet Family (Kim Ji-woon, 1998)

the quiet family poster

El esplendor del cine coreano contemporáneo asienta sus sólidas bases en algunas películas señeras de finales de los 90. Eclipsada por su filmografía posterior, una de las más taquilleras y populares del panorama actual, el debut en la dirección de Kim Ji-woon es una de estas cintas fundacionales. ‘The Quiet Family‘ contiene algunos de los rasgos que han hecho grande la cinematografía coreana en los últimos tiempos: un arranque casi costumbrista alterado por sucesos extraordinarios, un catálogo de personajes estrambóticos y un humor negro que posteriormente se convertiría en marca de la casa de directores tan importantes como Park Chan-wook o Bong Joon-ho.

‘The Quiet Family’ es una historia un tanto extravagante en la que una familia aparentemente normal decide abrir un albergue en medio de la montaña. Pero, debido a una serie de catastróficas desdichas, los huéspedes que acogen van muriendo uno a uno. La cinta avanza ágilmente entre la comedia, el drama y el terror, sin que la fricción entre los géneros suponga un problema. Su originalidad, frescura y falta de pretensiones la convierten en la mejor película de su director. Kim Ji-woon es bastante irregular, a pesar de su éxito. Aunque una parte de la cinefilia ha aplaudido a rabiar cintas como ‘A Bittersweet Life‘ o ‘I saw the devil’, yo no comparto este entusiasmo. Me parecen fallidas, con buenos planteamientos o remarcables estéticamente pero no trascendentes, meros artefactos de entretenimiento cuya potencia se agota en si misma.

Quizás el secreto de su éxito es la facilidad del espectador occidental para entrar en sus películas, pues las referencias que maneja son evidentes y de sobra conocidas por todos: ‘Dos hermanas’ es un estilizado ejercicio de terror a la japonesa y ‘El bueno, el malo y el raro’ fusiona sin complejos el Spaghetti western y la acción americana más desenfrenada. Pero creo que ‘The Quiet Family’ es distinta en este sentido. Sus referentes son menos obvios y, precisamente por querer ser sólo un divertimento, es la más importante de sus películas, la que consiguió aportar un aire de renovación al cine coreano y no desembocaba en un callejón sin salida estético, como, a mi parecer, le pasa al resto de su filmografía.

Por eso, este film es crucial en la historia del moderno cine coreano. El inefable Takashi Miike se basó en esta cinta para su ‘La felicidad de los Katakuri‘, por lo que podemos decir que ‘The Quiet Family’ supuso uno de los principios de la enorme influencia de la cultura popular coreana en el continente asiático. Y de allí, a la conquista del resto del mundo.

Nota: 7/10
Lo mejor: ver juntos a quizás los dos mejores actores coreanos, Choi Min-sik y Song Kang-ho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s