Time (Kim Ki-duk, 2006)

Time Kim Ki Duk

Ha pasado mucho tiempo y yo he cambiado pero sigue estando en mi memoria: recuerdo que ‘Time‘, de Kim Ki-duk fue la primera película coreana que vi en mi vida. Estaba en esa etapa en la que mi afición al cine me estaba convirtiendo en un snob y, por lo tanto, quería ver películas lo más raras posibles. Y claro, un drama coreano de autor era para mí el colmo del exotismo. Hoy reviso aquella época y me parece un tanto ridícula mi forma de proceder, ya que no veía cine para disfrutarlo, sino más bien para crearme una imagen de mí mismo más audaz y sofisticada. Aunque, por lo menos, me sirvió para descubrir los clásicos de la cinematografía europea y asiática y a algunos directores a la vanguardia del panorama actual.

El caso. Hoy me da igual aquella pose y ya no veo cine coreano para hacerme el hipster, sino porque realmente me gusta. Por eso, y aunque suene paradójico, Kim Ki-duk ha bajado bastantes puntos en mi estima. Este señor fue aclamado por la crítica en un principio por motivos parecidos a los que yo tenía para ver sus películas: era exótico. Pero su filmografía ha demostrado estar llena de altibajos y sus últimas películas son las más de las veces ejercicios tramposos y demasiado pretenciosos que no responden a las expectativas generadas. Mi tramo favorito de su obra es justo el que incluye ‘Time’, en el que prescinde (más o menos) de los excesos de sus primeras y últimas cintas. ‘Pietá‘ es un buen ejemplo de esos excesos.

Como la primera vez que vi ‘Time’ no tenía apenas conocimientos sobre Corea del Sur no me di cuenta de lo profundamente “coreana” que es esta película. Aunque Mr. Kim hace de las suyas y nos ofrece su habitual romance imposible, el típico histrionismo en su dirección de actores, que roza la histeria en la escena de la cafetería, y eso a pesar de contar con un actor tan solvente como Ha Jung-woo, y la sordidez en la mayor parte de las situaciones, la cinta funciona como crítica a una sociedad hiperconsumista, preocupada en exceso por el hedonismo, que se refleja en su obsesión por el aspecto físico. La súbita idea de la protagonista de que su novio ha dejado de amarla porque se ha aburrido de su rostro le sirve al realizador para reflexionar tanto sobre el machismo imperante en la sociedad surcoreana como sobre la cirugía estética, que se cierne como una plaga bíblica sobre las grandes ciudades del país.

No sé si esta película es la más adecuada para iniciarse en el cine coreano, ni tampoco creo que sea representativa de nada más allá del cine de su autor, pero lo que tengo claro es que puede ser disfrutada por cualquier cinéfilo, sea un snob o no. Yo ya no lo soy y la sigo disfrutando.

Nota: 7/10
Lo mejor: su valentía a la hora de reflexionar sobre los problemas de la Corea contemporánea.

Un comentario sobre “Time (Kim Ki-duk, 2006)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s