Snowpiercer / Rompenieves (Bong Joon-ho, 2013)

Snowpiercer Poster

Snowpiercer‘ (que se estrena el 9 de mayo en España con el título de ‘Rompenieves’) recupera una idea que se había perdido en el cine de Bong Joon-ho: la esperanza. Si el final de ‘The Host‘, aunque terrible, se esforzaba en terminar con una nota optimista, en los siguientes trabajos del realizador, la desesperación parecía imponerse en unas películas cada vez más sórdidas y cruentas: ‘Memories of Murder‘ concluía con la idea de la imposibilidad de vencer al mal y ‘Mother’, una película mucho más turbadora de lo que parece a primera vista, declaraba sin ambages que no hay salvación ni para el más bondadoso o el más inocente.

‘Snowpiercer’ narra, con la maestría con la que nos tiene acostumbrados el señor Bong, la enésima batalla entre clases sociales, en esta ocasión dentro de un tren que es una réplica en miniatura de la humanidad. Esta distopía fascinante en la que, debido a una nueva glaciación, todos los hombres y mujeres que quedan en la Tierra habitan un tren en movimiento perpetuo, es el marco perfecto para una reflexión sobre la lucha de clases, la justicia, la equidad y la solidaridad. Pero Bong no solamente plantea los temas y deja al espectador que complete el dibujo. No, Bong lanza un mensaje con la misma fuerza con la que nosotros lanzaríamos una patada a los testículos de muchos de nuestros gobernantes: los desheredados, los miserables, los marginados tienen una oportunidad contra aquellos que dominan el cotarro. Bong Joon-ho nos vende esperanza.

Y recuerdo la crítica de la película que hace Javier H. Estrada en Caimán Cuadernos de Cine, que dice que el realizador utiliza manidos recursos hollywodienses para sostener los momentos épicos de la cinta, como la música rimbombante y la cámara lenta en la secuencia de la lucha a oscuras en el paso por el túnel. Pero esto, que es bien cierto, me parece un uso muy inteligente de las armas que le ofrece el cine comercial para que su mensaje llegue al público masivo.

Y, otro recuerdo, un profesor de la universidad que comparaba los filmes de propaganda comunista rusos de los años 30 con ‘Tiempos modernos’ de Charles Chaplin nos decía que en ambos subyacían las mismas ideas sobre la lucha de clases y la necesidad del reparto equitativo de la riqueza. Pero mientras los rusos se centraban en vocear el mensaje ideológico crudo, Chaplin lo cocinaba y sazonaba al gusto de los espectadores, con música, gags cómicos, la inclusión de una historia de amor, etc. Del mismo modo, Bong, muy astutamente utiliza los géneros en boga (la acción, la ciencia-ficción cuasi-superheróica), actores de moda y un espectacular diseño de producción para que sus ideas nos lleguen de la manera más contundente posible.

De este modo, Snowpiercer parece decir lo mismo que el finalazo de ‘Tiempos modernos’, en el que Charlot le espeta a Paulette Goddard un contundente “¡Seguiremos adelante!”.

Nota: 9/10
Lo mejor: la historia, lo acertado de la metáfora, la fotografía, la música, el diseño de producción, la escena de la pelea en el túnel, los actores…

3 comentarios sobre “Snowpiercer / Rompenieves (Bong Joon-ho, 2013)

  1. Yo creo que se están equivocando algunos con eso de relacionarla tanto con Hollywood. Es cierto que tiene algún recurso más occidental y comercial que en anteriores películas suyas, pero por otro lado, los hace a su manera. Sí, esa cámara lenta puede parecer hollywoodiense, pero esa lucha con las hachas no lo es. Al igual que no lo son las muertes, que en un blockbuster de Hollywood, que no habría tantas, ni tan pronto, ni el protagonista daría la espalda, sino que tendríamos música dramática, gritos, llantos, el protagonista hundido y de rodillas contemplando abatido la escena…
    Igual que hay típico momento de monólogo de redención del héroe…y coge y nos da una patada en el estómago, porque en una película del Hollywood comercial, no se dirían esas cosas.
    Es que he visto a mucha gente tacharla de americanada, y en fin, me cabrea un poco.
    Por lo demás, de acuerdo con tu crítica. Me ha gustado mucho lo del cine soviético y lo de Tiempos modernos.
    A mí la película me gustó muchísimo, es muy disfrutable. Cuanto más la pienso, como que me gusta más, es muy épica. Fue acabar de verla y ya tenía ganas de volverla a ver, creo que lo haré pronto.

  2. ¡Sí! Yo creo que esa es justo la sensación que quiere dejar la película: la de algo que nos entusiasme. Es como acaba ‘Tiempos modernos’, tienes ganas de verla otra vez en cuanto acaba, no solamente porque sea una buena peli, sino porque te deja como una sensación de euforia.
    Y yo tampoco creo que sea muy hollywodiense. Claro que si haces una película para un gran estudio, haces ciertas concesiones, pero le pasa lo mismo al cine coreano. Si no, no puedes permitirte esos decorados, efectos especiales, actores famosos… La integridad artística tiene que encontrar un equilibrio con los recursos, porque hacer cine es algo que cuesta mucho dinero y, por eso, ha de atraer al público, por lo menos para recuperar la inversión y seguir haciendo películas. Es algo que los cineastas más “autores” también necesitan. Agnès Varda lo explica muy bien en su peli ‘Las playas de Agnès’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s