Coin Locker Girl (2015)

Esta reseña contiene SPOILERS sobre la película.

“Los cuentos de hadas se van a pie a las ciudades
Y acaban mal”
Günter Grass, ‘La ratesa’

¿Qué es ‘Coin Locker Girl‘ sino un cuento de hadas? Un cuento de hadas posmoderno, retorcido, envenenado, como los que narran Günter Grass, Angela Carter o Neil Gaiman. Un cuento de hadas violento, parkchanwookiano, en el que hay una niña abandonada, que podría ser una princesa, quién se atreve a negarlo, no sabemos nada sobre sus padres, podrían ser nobles, reyes de algún pequeño país del sureste asiático. En la fábula también hay una madrastra malvada, una Maléfica del hampa. Y asimismo hay un bosque, ese lugar en el que se acaba la civilización, aunque en este caso, en vez de árboles, hay hormigón y ladrillo: son los suburbios de la gran urbe, en los que habitan los terribles monstruos del siglo XXI: los inmigrantes ilegales, los gángsters, los falsificadores, los huérfanos. En definitiva, los desheredados.

Coin Locker Girl es un cuento de hadas posmoderno, con niñas extraviadas, malvadas madrastras y lobos feroces

‘Coin Locker Girl’ es un cuento de hadas porque el fondo es el mismo que el de Caperucita Roja o Blancanieves o Cenicienta. Es un relato de iniciación en el que esa chica encontrada en una taquilla despierta a una realidad diferente de los sórdidos ambientes en los que se ha movido hasta entonces. Ese despertar lo provoca un príncipe azul, también posmoderno, un humilde aprendiz de chef de rasgos angelicales y modos exquisitos, que le enseña que el mundo también puede ser un lugar bello y amable. El amor, en definitiva.

Los cuentos de hadas clásicos suelen terminar bien, al menos en las versiones edulcoradas que empezaron a publicarse a partir del siglo XIX. Luego llegó Hans Christian Andersen y estas historias empezaron a hablar de la cotidianidad y, como muchas veces sucede en la vida, acabaron mal, expresando una visión inmisericorde de la realidad. El thriller coreano contemporáneo es como el reverso tenebroso de las comedias, que son un buen trasunto contemporáneo de los cuentos de los Hermanos Grimm. En el thriller se enseña una Corea pobre, oscura, viciosa, malvada, en contraposición a la opulencia y luminosidad de las cintas románticas, que (casi) siempre acaban bien. Esa Corea fea es aquella en la que las cosas acaban mal, como en los cuentos de Andersen.

‘Coin Locker Gilr’, aunque podamos pensar lo contrario, termina mal. Y no sólo porque el príncipe muera. Aunque creamos que la protagonista se ha librado de su malvada madrastra, antes de desaparecer, la villana se ocupa de que su vástago se convierta en ella. Así, la princesa abandonada se transforma en Reina de los Bajos Fondos, de donde ya nunca podrá salir. Blancanieves durmiendo para siempre en el corazón del bosque. Caperucita descansando en las entrañas del lobo. La Bella Durmiente convertida en una nueva Maléfica. En los cuentos de hadas modernos no hay escapatoria posible.

Nota: 8/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s